Comunicado ante los hechos ocurridos en el pasado Encuentro del Libro y la Propaganda Anarquista de Stgo, sobre la violencia sexista, las funas y nuestros errores.

A todxs quienes quieran leer estas palabras:
Comprendiendo la gravedad de las acusaciones de violencia sexista y los sentires individuales, los cuales nos parecen importantísimo proteger por ser una conducta consecuente con la búsqueda de la liberación total creemos lo siguiente:
El Encuentro del Libro y la Propaganda Anarquista de Stgo es una actividad política que busca construir canales de comunicación entre las ideas y las prácticas de quienes asisten y participan, una instancia que procuramos ponga cuestiones que nos parecen elementales en tensión. Quienes convocamos nos preocupamos de no aceptar que participen en la actividad personas que han violentado a compañeras y estamos atentxs a que quienes son sindicados como agresorxs no se acerquen por respeto a quien pueda sentir inseguridad por su presencia.
En este punto esta nuestro primer y gran error:
No supimos resolver correctamente una cuestión que en lo material discutimos sin lograr una conclusión adecuada. En algunos días de discusión colectiva no logramos resolver sobre la presencia de la biblioteca donde Josué participaba (persona indicada por diversas individualidades como un agresor sexual). Como filtro para permitir su presencia utilizamos la premisa de que el sujeto en cuestión ya no participaba de dicho proyecto desde hace meses, que él no estaría presente durante la actividad y que existiría una reflexión publica sobre la mesa de la biblioteca en cuestión donde se desmarcaan y critican las agresiones y el machismo. A pesar de aquello no todxs dentro de la orgánica le tomamos el peso al caldeamiento de los ánimos y que a pesar de lo anteriormente expuesto había quienes igualmente sentirían una provocación violenta en la presencia de la biblioteca en la actividad. El día sábado 13 de octubre durante la primera jornada del Encuentro del Libro y la Propaganda Anarquista de Santiago, mientras se realizaba el foro “El feminismo es contra toda autoridad” que problematizaba la creación de espacios seguros en dinámicas mixtas, una grupa de asistentes fue a encarar y expulsar a la gente de la Biblioteca Antiautoritaria Sebastián Overslüij, emplazados por complicidad y encubrimiento, estxs no solo permanecieron en el espacio, sino que al día siguiente también volvieron, aun cuando se les pidió de parte de la organización que no lo hicieran por diversos motivos que les explicamos in situ, frente a nuestra petición su opción fue permanecer en el lugar agregando “que fuéramos a sacarlos si queríamos”, razón por la cual desde la organización se les emplazó a que hicieran pública su posición. Cuestión que se les pidió el día anterior y que no aceptaron en ese momento.
  • 1.-Asumimos la responsabilidad de todo el conflicto que se generó durante el encuentro, por lo que pedimos disculpas a todas las compañeras y personas que se vieron expuestas, violentadas y pasadas a llevar en el espacio por la presencia de la Biblioteca, de paso también pedir disculpas por las actividades canceladas tanto a lxs expositores como lxs asistentes, era nuestra responsabilidad como organizadorxs velar por el cuidado de todxs como por el correcto funcionamiento de la actividad misma.
  • 2.- Nosotrxs NO apoyamos ni avalamos a Josué, nos parecen altamente reprochables los hechos de que se le adjudican y creemos que, aun que tarde, ya era hora de que quienes creemos en un mundo sin autoridad comencemos a cuestionar la jerarquía emocional y las violencias que se le achacan (a él y a otrxs).
  • 3.- Reconocemos que cometimos una serie de errores, los cuales provocaron una pelea verbal que agradecemos no paso a mayores, pensamos que nuestros errores fueron:

 

  • a) Hermetismo: El grupo que organiza el encuentro es reducido, a lo largo de los años ha ido variando más o menos su composición. Durante este último año eliminamos una instancia que en ese momento consideramos irrelevante a propósito de la baja participación grupal, los ampliados, instancia donde grupo coordinador, editoriales y colaboradorxs construíamos colectivamente la actividad; de haber realizado dicha instancia probablemente este tema pudiese haber sido abierto a discusión colectiva y este entuerto ahora seria de otra índole.
  • b) Minimización: esto llevo a que no pudiéramos tomarle realmente el peso a la situación que se anunciaba por conversaciones y redes sociales. Minimizamos posturas políticas respecto a los acosos y funas, aun cuando los cuestionamientos venían tanto de afuera como del interior de la organización y exigían que la biblioteca no se presentara. No valoramos el reclamo y no valoramos sus posibles consecuencias.
  • c) Indecisión: tomar parte por una o por otra opción (aceptar o rechazar la presencia de la biblioteca) implicaba producir un quiebre dentro de la organización a propósito de la multiplicidad de opiniones que en su interior existían. Quiebre que se extrapolaría (y se extrapolo finalmente) incluso fuera del grupo coordinador, a propósito de que en el momento de la discusión no todxs valorizamos de la misma forma el relevante hecho de que la violencia patriarcal es tan importante como la tensión con el sistema capitalista, pues consideramos ésta es la primera barrera de dominación que poseen nuestrxs cuerpxs. Capitalismo, estado, patriarcado, todo debe caer.
  • d) Silencio: hemos guardado un silencio muy largo, ya desde las ferias en el Lingue habían funas y expulsiones y no hubo posturas tomadas, ni aun con las funas del año pasado, aquella bomba que removió parte del ambiente anárquico y antiautoritario, y sin aprender a tomar la palabra, guardamos silencio sin ser prácticos. No hablamos con ninguna de las partes en cuestión e ingenuamente una parte de la organización esperamos a que no sucediera lo inevitable. El problema del silencio es que tiende a enterrar los hechos, no los pone en cuestión por tanto no hay problematización, la discusión no avanza ni tampoco hay soluciones y todo se cubre de olvido, cuestión que reabre las heridas.

Durante las discusiones que se desataron posterior a la funa quisimos abrir un proceso reflexivo al que invitamos a la biblioteca, la que se negó. En ella, con menos detalle y otras palabras, admitimos lo que aquí está expuesto, pero esto no detuvo las discusiones que volvieron a prenderse, no solo de parte de las compañeras feministas o la biblioteca, también de un sector de la feria que apaño a estxs últimxs. Estos hechos indudablemente dividieron aguas y creemos que esto abre la posibilidad de activar relaciones caudillistas indeseadas, que ya han existido y que sabemos ha traído nefastas consecuencias para el movimiento, pues limita la discusión imponiendo ideas, ha tendido a ser personalista y ha provocado el enfrentamiento interno antes que la discusión fraterna y respetuosa. Estos hechos muestran como parte del anarquismo esta implosionando, lo que alguna vez fuera un movimiento con tremenda potencialidad para burlar y atacar al poder, lleno de ideas, de proyectos, voluntades, acciones, se ha ido volviendo contra sí mismo, atacándose allí en las fallas donde no ha podido hacerse cargo, allí donde no dimos la talla. Nos hemos colmado de demostraciones estéticas donde se enfrentan nuestros egos, todxs peleando nuestras propias miserias sin capacidad de salir y hacernos cargo de si mismxs, que ni siquiera escucha lo que otrxs reclaman o las ideas que proponen para darnos un nuevo aliento, refrescar los tendones flojos ya de tanta tensión irrelevante y poner nuevos tensores a las articulaciones del movimiento. Este tema, zanjado para algunxs, en reflexión y cuestionamiento para otrxs, no debe si no ser un eje catalizador para seres en búsqueda de la libertad individual y colectiva, su negación e invisivilización no viene más que a enrostrarnos la comodidad que el sistema capitalista patriarcal ha impuesto sobre nuestras acciones. La negación contra la autoridad está en todos lados, en la calle y en nuestro interior, ningún frente de lucha está de más. Las diferencias erráticas que tuvimos no dicen relación con nuestra constante intención de construir en la práctica un movimiento anarquicx antipatriarcal, libre de autoridad y dominación. El foco de nuestra postura no puede sino entender que la violencia sexista es una arista importante y basal de la estructura de sometimiento indeseable que persiste bajo el alero de nuestras miserias perpetuadas y que si no es desechada de nuestras vidas y practicas ningún proceso real de destrucción/construcción será posible.

¡Salud y Anarquia!
Grupo Coordinador 7mo Encuentro del Libro y la Propaganda Anarquista Stgo Octubre 2018
Anuncios